Aromas de canela, coco, vainilla, manzana verde y otros tantos……embriagaba la sala Goya, del Club Financiero Génova,  la noche del pasado 25 de enero donde  se celebraba la denominada “Fiesta de las Aromas”.

Uno de los encuentros vitivinícolas organizado por AMAVI, la Asociación de Mujeres Amantes de la Cultura del Vino, en el que pudimos disfrutar de la compañía, como se aprecia en la foto, de Esther Doña, Marquesa de Griñon,  Sonia Prince de Galimberti, Carlos Falcó, Marqués de Griñón, Sharifa Nur Nasser, María Isabel de Arévalo y Manuela G. del Pozo, entre otros asistentes.

Jaime Bermúdez, director del departamento técnico de Vinoselección, se encargó de la charla interactiva y didáctica en la que se conjugaban los aromas esenciales sintéticos con los distintos matices  de los blancos jóvenes y de tintos de crianza, reserva y gran reserva.

El  Marqués de Griñón Verdejo 2016 nos dejó aromas  de fruta tropical (piña, mango) y agradables notas cítricas (cáscara de limón). Más tarde aparecen sugerentes tonos de flor de azahar, aromas minerales y de hierba recién cortada. Un vino muy elegante y  fragante e intensa con interesantes aromas

Enate Gewürztraminer Blanco 2016  nariz es intenso y elegante y está marcado por aromas de carácter especiado (pimienta y eneldo) junto con notas cítricas, finas hierbas y tonos florales (pétalos de rosa). Más tarde aparecen toques de fruta escarchada (naranja, melocotón, piña) y por último ecos minerales.

Campo Eliseo Blanco con crianza 2014, de alta intensidad aromática y complejo. Las primeras notas corresponden a la gama herbácea, con toques de manzana verde y recuerdos de hinojo y retama. Más tarde aparecen aromas de cáscara de melón y nítidos ecos florales sobre un agradable final con tímidos recuerdos especiados y ahumados.

Vizcarra Senda del Oro 2016 tiene muy buena intensidad en nariz, limpio, aparecen aromas de fruta roja (fresa, frambuesa), notas lácticas (nata), balsámicos y recuerdos de pastelería; punto floral (violeta). Finas y aromáticas maderas.

 Paixar 2015 complejo en nariz, con buena expresión varietal, brinda aromas de frutos rojos y silvestres, florales (violeta), especiados, notas minerales y un fondo con sensaciones de monte bajo y sotobosque.

Monte Real Gran Reserva 1998, con el vino recién abierto percibíamos aromas a establo que no resultaban agradables, pero una vez oxigenado el vino se fue abriendo y empezamos a percibir los aromas característicos de variedad, así como aromas a maderas tostadas y café.