El pasado 26 de noviembre, tuvo lugar un curso de cata muy completo y ameno sobre la exquisita variedad de vinos de Jerez conducido por la gran enóloga y amiga Marina García y por cortesía de la bodega González Byass que puso a disposición de AMAVI su sala de catas.

De la mano Marina recorrimos de forma fácil todas las variedades de vino que se obtienen a partir de la variedad Palomino, los llamados “generosos» secos, como son el fino, el amontillado, el oloroso y palo cortado; así como los vinos dulces naturales jerezanos que se elaboran con el mosto de las variedades Pedro Ximénez y Moscatel.

Comenzamos con un poco de historia, para aprender que desde que los fenicios introducen el cultivo de la vid en España (fundan Cádiz 1000 a.C. y Xera en 700 a.C.) la actividad vinícola, en este lugar estratégico en la historia, no se ha visto interrumpida con ninguna de las civilizaciones posteriores: griegos, cartagineses, romanos, godos o musulmanes. Incluso en los más de 500 años de cultura islámica para el sherish (el jerez de los musulmanes) supuso un período floreciente.

En 1.935 nace la Denominación de Origen de Jerez, la primera en España. En su reglamento se recoge la diversidad de los vinos de Jerez; secos (vinos generosos), dulces (vinos dulces naturales) y cabeceos (vinos generosos de licor).

Los vinos de Jerez son una combinación de naturaleza, tradición y tecnología. Naturaleza con su característica tierra albariza, sus variedades palomino fino (la variedad de Jerez), Pedro Ximénez y moscatel. Tradición por método genuino de crianza de “criaderas y solera” en botas de roble y con envejecimiento mínimo (según el reglamento de dos años) de 5 años de media en el sector.

En función del vino base y del alcohol vínico añadido, se opta por distintos tipos de crianza que dan como resultado la amplia gama de vinos generosos y así lo pudimos comprobar mediante la cata de vinos de González Byass Jerez Gama Superior:

Vino Fino: Tío Pepe

Crianza: 1 año sobre tablas, 4 años en sistema de Criaderas y Soleras.

Desarrollo de levaduras: flor Crianza biológica.

Variedad: 100% Palomino.

NOTA DE CATA

De color pajizo pálido.
En nariz tiene un aroma delicado (almendroso) y punzante.
En boca no tiene acidez, es muy seco y ligero en el paladar.

Amontillado fino: Viña AB

Crianza: Aproximadamente 8 años bajo velo de flor en botas de roble americano y 4 crianza oxidativa, siguiendo el sistema de “criaderas y soleras”.

Variedad: 100% Palomino.

NOTA DE CATA

De color ámbar.
Aroma punzante, avellanado, suave y lleno al paladar.
En boca es  muy seco.

Palo Cortado: Leonor

Crianza: Envejecimiento medio de 12 años en bota de roble americano, siguiendo el sistema de “criaderas y solera”

Variedad: 100% Palomino

NOTA DE CATA

Presenta color ámbar con tonos dorados y con ribete ocre.
En boca es un vino serio, intenso, con aromas de frutos secos, donde destacan las almendras tostadas y avellanas, arropadas por notas de madera vieja.
Al paladar es intenso y persistente, con matices tostados. De posgusto largo y equilibrado y con un paso de boca suave.

Oloroso seco: Alfonso

Crianza: Media de 8 años en botas de roble americano, siguiendo el sistema de “criaderas y soleras”.

Variedad: 100% Palomino.

NOTA DE CATA

Oloroso seco de color ámbar dorado.
Aroma poderoso.
En paladar es sabroso, armónico.

Oloroso dulce: Solera 1847

Crianza: Media de 8 años en botas de roble americano, siguiendo el sistema de “criaderas y soleras”

Variedades: 80% Palomino y 20% Pedro Ximénez

NOTA DE CATA

Cream elegante y suave de cálido color caoba.
Aromas redondos, limpios y aterciopelados.
En boca tiene mucho cuerpo.

Pedro Ximénez: Néctar

Crianza: Media de 9 años en botas de roble americano, siguiendo el sistema de “criaderas y soleras”

Variedad: 100% Pedro Ximénez. Asoleo.

NOTA DE CATA

A la vista presenta un intenso color ébano.
En nariz percibimos aromas muy dulces, con recuerdos a pasas e higos secos
En boca es aterciopelado, recuerda a pasas viejas y a dátiles, con un final largo y vibrante.

 

Sala de catas de González Byass